Juntos Por Gran Canaria considera electoralista la rebaja de las multas por no pagar la zona azul

Para Ángeles Batista, portavoz de Unidos por Gran Canaria en el Ayuntamiento capitalino, “esta modificación es una burla a la ciudadanía, un engaño que no contempla a los trabajadores de los comercios y las oficinas próximas a la zona azul o verde, ni a las personas en situación de vulnerabilidad debido a sus limitados recursos económicos”

El secretario local de Coalición Canaria en la capital grancanaria, Luis Suárez, critica que la medida “no contempla una rebaja real de las tasas ni soluciona el problema de las personas afectadas por la zona azul” y lamenta el “afán recaudatorio” del tripartito

 Las Palmas de Gran Canaria, a 26 de octubre de 2018. El secretario local de Coalición Canaria en Las Palmas de Gran Canaria, Luis Suárez, considera que la medida del Ayuntamiento capitalino de rebajar las multas por no pagar la zona azul es “electoralista” y la califica como “engañosa”, pues explica que “no contempla una rebaja real de las tasas, sino solo de las sanciones por impago”.

Asimismo, lamenta que “bajo la máscara de esta aparente rebaja, en el gobierno tripartito impera el afán recaudatorio y el plan de continuar ampliando la zona azul y verde a zonas en las que no está justificado”. En este sentido, recuerda el ejemplo de Siete Palmas, donde el concejal de Movilidad, José Eduardo Ramírez, se vio obligado a rectificar ante las reiteradas quejas de los vecinos y comerciantes de la zona.

Ángeles Batista, concejal de Unidos por Gran Canaria, manifiesta su indignación después de haber presentado tres mociones desde el inicio del mandato solicitando la revisión de la norma, y critica que la decisión del Consistorio de la capital grancanaria “no soluciona el problema de los ciudadanos y ciudadanas afectados por la zona azul que siguen padeciendo situaciones de embargo, en muchos casos agravadas por circunstancias de desempleo que no se tienen en cuenta”.

Desde Juntos por Gran Canaria en Las Palmas de Gran Canaria se considera que la política del Ayuntamiento respecto a la zona azul “es más una herramienta ineficiente de recaudación que una medida para la mejora de la movilidad en la ciudad”.