Insularidad sí. Pleito insular no

la ISLA es el marco físico en el que vivimos y la insularidad resulta determinante en muchas expresiones de nuestra acción política, pero rechazamos la confrontación entre islas, el pleito insular como manifestación deforme de la lucha decimonónica por la capitalidad y el enfrentamiento insularista a la consideración política de Canarias como un todo, como Nación. La canariedad es “pancanariedad”, el sentimiento común y primigenio de que somos canarios por encima de todo, y de que la unidad de las Islas es un factor determinante e indeclinable para afrontar el futuro y enfrentarnos a cualquier situación adversa en lo político, en lo social y en lo económico. Esa consideración fortalece la idea de que el equilibrio y la solidaridad son principios esenciales para afrontar la diversidad territorial que en cada isla se manifiesta y la desigual distribución de la población canaria sobre el territorio: El Hierro, Fuerteventura, Gran Canaria, La Gomera, Lanzarote, La Graciosa, La Palma y Tenerife conforman un todo, con el mar que las une y las separa, que es el Archipiélago canario. Las comunidades de canarios en el exterior comparten ese mismo sentimiento de identidad única.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *